Patota intenta robar y después agrede a menor de edad de manera salvaje

[huge_it_slider id=»216″]

Fue ayer a la mañana en Plaza San Martín y pudo terminar en tragedia, ya que después de pretender quitarle las zapatillas y la campera, un grupo de aproximadamente 15 jóvenes atacó a un chico de 17 años que sólo atinó a cubrirse la cabeza. Detalles.

 

Teníamos datos respecto a lo sucedido en torno a Plaza San Martín ayer a la mañana y finalmente los propios padres del menor que sufrió una feroz golpiza acercaron las fotos a este portal «con la intención que la comunidad comprenda la gravedad de los hechos, esto no puede estar pasando en Esperanza, porque empezó como un intento de robo, esa es la verdad», dijeron a cronistas de Esperancino.com.ar.

Todo comenzó de madrugada cuando el chico de 17 años salió junto a un amigo del cumpleaños de 15 que se celebraba en el Club Aarón Castellanos. Vieron que en la vereda opuesta había un nutrido grupo de jóvenes tomando bebidas alcohólicas y trataron de evitar cruzarse.

Siguieron caminando y se sentaron un rato en un banco de Plaza San Martín, pero de repente aparecieron en escena esos sujetos. Uno le pidió que le entregue las zapatillas y la campera, como se negó pensando que era una broma e intentó pararse, recibió como única respuesta un duro golpe de puño en la cara.

Fue el principio de un demencial ataque que terminó varios minutos después, en Sarmiento y Lehmann, cuando cansados de pegarle decidieron retirarse.

En medio de eso lo patearon en el piso entre aproximadamente 15 desclasados, en un momento pudo levantarse y correr, pero en la zona cercana a Bar Royal lo agarraron de nuevo y hasta le pegaron con pedazos de ladrillos en la cabeza… Lo dejaron herido y como pudo caminó hasta llegar a San Martín y Lehmann, donde otra vez lo agredieron. Todo terminó unos cien metros al oeste.

Las imágenes son más que elocuentes y el menor tuvo que ser atendido en un centro de salud. Anoche todavía padecía las consecuencias de ese demencial ataque, ya que a pesar de los calmantes sentía dolores en todo el cuerpo.

Serán la policía y la Justicia quienes deban aclarar la situación y vale decir que la víctima nunca había visto con anterioridad a estos jóvenes, salvo a uno, que estaría identificado.

Ojalá logren avanzar rápido porque no podemos permitir que esto suceda en Esperanza a la vista de todos, en pleno centro de la ciudad.

Sabemos que entre las cinco y las siete de la mañana ayer hubo diversas grescas en las cuales tuvieron que intervenir el Comando y otras reparticiones de la Unidad Regional XI, lo que demuestra el grado de conflictividad social que en buena parte entre los adolescentes se explica, entre otras cuestiones, por la presencia de alcohol y también drogas.