Policiales

Mujer desesperada teme por su vida, su ex concubino no deja de perseguirla

Se separaron hace tres años, pero él merodea por su casa casi todas las noches a pesar de tener una medida de distancia. Un verdadero calvario padece esta mujer que vive con sus dos hijas pequeñas. Quién es y cómo actúa este psicópata.

Una mujer de apellido Álamo dio detalles del calvario que padece, cansada de lidiar con su ex pareja que no respeta las medidas de distancia impuestas por la Justicia.

“Estuve juntada durante cinco años con Germán Ramírez, tenemos una hija pequeña y nos separamos hace tres años. Durante la relación sufrí sus mentiras, agresiones verbales y golpes, como no tenía trabajo le agarraban ataques de locura y se descargaba conmigo hasta que un día dije basta. Desde ese momento nunca dejó de molestarme, me sigue al trabajo y casi todas las madrugadas los vecinos lo ven afuera de mi casa.

Hay mañanas que me levanto y encuentro en las aberturas de la vivienda cruces dibujadas con sal o aceite, no sé si es un ritual o de qué se trata. Se mete en los patios linderos para llegar al mío, se para frente a las ventanas y si estoy con amigos no deja de mirar, es horrible. Me patea la puerta y pretende hablar conmigo, pero no quiero saber nada con él”, relató la víctima de esta extraña historia.

“Hice muchas denuncias y a fines de 2018 le pusieron una medida de distancia de 200 metros, aunque no la respeta, tiene la excusa que su hermana vive frente a mi casa, pero de ninguna manera es justifica que viole la perimetral… Cuando llamo a la policía ella lo esconde para que no lo descubran. Les comenté la situación a los padres y reconocieron que hablar con él es como hacerlo con un nene, no entiende.

Creo que sólo una vez lo citaron a declarar y dijo que en realidad era yo quien lo seguía, cuando me enteré no lo podía creer. Voy al trabajo en moto y me persigue en su bicicleta, mi patrona lo vio varias veces y me pregunta qué pasa, no quiero que todo esto termine generándome problemas en el trabajo”, aseveró la entrevistada.

 

“No quiero ser la próxima víctima”

“Salgo a contar esta situación porque a pesar de no haberla conocido me tocó muy de cerca el femicidio de Agustina Imvinkelried, no quiero ser la próxima víctima. Siento miedo por mi vida y la de mis hijas que tienen 7 y 13 años.

Recuerdo que mientras estábamos juntos nos enteramos del caso de Noroña (NdR: un doble homicidio ocurrido en Esperanza en 2011) y me dijo que me iba a suceder lo mismo, que algún día me encontrarían en un cajón de manzanas. Hace poco supe que fue a la primaria del Colegio San José con Adrián Biolatto y Pablo Trionfini, yo había leído una nota en Esperancino.com.ar donde contaron detalles de la relación de esos dos asesinos y me dio pánico”, manifestó la mujer.

“Quiero que la Justicia actué, los vecinos están cansados, ellos también tienen miedo porque anda durante la madrugada por sus patios.

Molesta todo el tiempo y así no puedo seguir, ojalá que después de esta nota alguien haga algo porque no soporto más”, aseveró Álamo.

La imagen que ilustra la nota corresponde a la vivienda de la víctima que padece este calvario.

Gentileza del semanario local Edición Uno