9 - BLOQUE 9 Generales

Comenzó la temporada de alacranes: información y recomendaciones

Comienzan las preocupaciones y advertencias de institutos de salud por la llegada de la temporada de alacranes. A medida que las altas temperaturas se producen, la gran mayoría de estos casos arrecian. Por esto, y a raíz de la beba fallecida por una picadura en Córdoba, el Hospital de Niños de Santa Fe dicta medidas preventivas y cómo proceder ante un caso.

Osvaldo González Carrillo, uno de los directores del centro de salud fue consultado frente a esta situación y brindó un panorama general sobre la cantidad de casos actuales, prevención y cómo proceder.

«Hemos tenido casos en este período, aunque no graves. Hubo algunos casos aislados que requirieron la utilización de sueros. Estos casos son de moderados a graves, aunque la mayoría fueron leves que no necesitaron suero», detalló el profesional.

En cuanto a la consulta sobre qué hacer inmediatamente después de sufrir una picadura de alacrán, el director del hospital Orlando Alassia manifestó que «hay que colocar hielo sobre la herida e inmediatamente ir al centro de salud. El hielo disminuye la circulación a nivel local y calma muchísimo el dolor. La picadura de alacrán es muy dolorosa».

La edad del paciente en cuestión puede modificar la gravedad del caso. Sobre esto también se manifestó González Carrillo:

«Generalmente cuanto más chica es la persona más grave es el caso porque el veneno se distribuye por peso. La dosis del veneno es la misma, lo que cambia la gravedad del caso es la distribución de esta dosis en el peso del paciente».

La situación actual de pandemia, junto a los cuidados de aislamiento podrían tener una relación directa con la cantidad de casos de picaduras de alacranes.

«Es más probable que se intensifique la cantidad de casos, debido a que en los domicilios es donde se produce la mayoría de ellos».

A raíz de esta situación, González Carrillo enumeró una serie de medidas de prevención a tener en cuenta:

«Lo primero que se debe hacer es tapar las hendijas de las puertas y ventanas, además de los desagües de canaletas. Generalmente se les pone una tela mosquitera o metálica para que no pase el alacrán. Esto es fundamental. Las fumigaciones no afectan para nada al alacrán directamente, pero sí fumigando eliminás todo su alimento».

«Otra precaución es que los chicos no anden descalzos o revisar la ropa antes de ponérsela. En la mayoría de los casos el alacrán busca el lugar que es húmedo y oscuro, por eso es muy frecuente encontrarlo en los zapatos. También se debe revisar entre las sábanas, sobre todo en el caso de cunas, que hay que revisar antes de acostar al niño», concluyó.