9 - BLOQUE 9 Generales

Ante reiteradas denuncias, clausuraron una heladería que no respetaba las restricciones 

Una heladería ubicada en 9 de Julio y Janssen fue clausurada este fin de semana luego de varios incumplimientos a las restricciones horarias y actuaciones policiales previas.

“Era un claro ejemplo de competencia desleal, porque a nosotros nos obligan a respetar los horarios y según nos decían nuestros propios clientes ellos seguían trabajando sin importarles nada. Y no es que nosotros estemos de acuerdo con las medidas, pero si vivimos en pandemia y existe una ley o un decreto presidencial debe ser igual para todos”, confió un conocido referente del rubro, que padeció junto a otros miembros de la gastronomía y afines “que algunos vivos se crean impunes y se nos rían en la cara”.

Logramos saber que existían varias denuncias telefónicas de clientes y de otros heladeros apuntando a los incumplimientos del comercio de barrio oeste. Además existen dos actas previas donde el municipio habría comprobado el incumplimiento y este jueves hubo un fuerte enfrentamiento con los inspectores cuando llegaron al negocio.

Por si fuera poco, también en el seno de la policía hay actuaciones en este sentido, siempre con la heladería de Janssen y 9 de Julio como protagonista, por lo que todo derivó en la clausura de las últimas horas, ya que estaban trabajando fuera de hora… Y los problemas no vienen de ahora, ya que el año pasado, en el inicio de la pandemia, esta familia tenía un carrito en Plaza San Martín, donde vendía cosas dulces y “amontonaron” reclamos porque a la vista de todos se negaban a atender con barbijo.

Cabe recordar que según el último decreto, bares, restaurantes y heladerías pueden dejar entrar a clientes al local hasta las 23 y a la medianoche deben cesar toda actividad, ya sea atención presencial y entrega por delivery.

Otra discusión 

Algunos en las redes denuncian que no dejan trabajar a la gente y por supuesto la situación laboral es atendible, pero el reclamo de ese argumento debe plantearse en la Justicia o ante la clase política para que revea las restricciones, como se concretó durante la semana, cuando un grupo de esperancinos entregó un petitorio a las autoridades para que lo eleven al gobernador.

Sin embargo, mientras estén vigente las medidas y la pandemia que se cobró un montón de vidas en la ciudad siga latente, como comunidad todos debemos respetar la ley, sino caemos “en la selva” y en un claro ejemplo de competencia desleal para quienes comprenden que la situación es compleja y no se puede permitir que cada uno haga lo que quiera.

Captura de pantalla: gentileza HumanosdEsperanza