Deportes

Esperancino le puso “Burián” al segundo nombre de su hijo y se reunió con el arquero de Colón

Un hincha Sabalero de nuestra ciudad tomó esa particular decisión y su historia llegó hasta los medios provinciales. A partir de eso el arquero de Colón de Santa Fe, Leonardo Burián, se reunió este martes por la tarde con él, el pequeño y su madre.

Compartimos la nota realizada por los colegas de diario El Litoral sobre este fanático esperancino:

Más allá del resultado en la cancha —donde ganó Independiente del Valle— y de las quejas administrativas sabaleras en la Conmebol, todo parece indicar que Colón “sigue jugando” la Final Única y no sólo por ese tremendo rebote internacional de la actuación consagratoria de Los Palmeras con su show en Asunción del Paraguay. Ahora, se pudo saber que un hincha sabalero de Esperanza, Esteban Pirola, de 33 años, le puso “Burián” de segundo nombre a su hijo, que justamente nació el 10 de noviembre, al otro día que Colón perdió la final sudamericana.

En declaraciones a Radio GOL 96.7 (producción de Brian Borra), el padre de Tiziano Burián Pirola contó toda esta historia que llegó hasta el propio “Cachorro”, el golero uruguayo que fue determinante con sus tapadas en los penales, fundamentalmente en la noche inolvidable del Mineirao.

“Yo estaba viendo el partido con mi hermano y ahí tiré la promesa: “Si somos campeones, le pongo Burián de segundo nombre a mi hijo. Clasificamos y armamos el viaje a Paraguay. Mi señora —Lorena Schneider— tenía fecha para finales de noviembre. Cuando estoy volviendo de Paraguay, mojado como todos, me avisan que rompió lo bolsa y que había nacido Tiziano en Esperanza. Me largué a llorar solo, con una mezcla de sensaciones, entre lo que me había pasado con Colón y esta alegría de la vida”.

La realidad es que el equipo no ganó la Copa Sudamericana en la cancha pero sí en las tribunas. El pequeño nació el 10 de noviembre a las 11.05 y el padre lo inscribió en el Registro Civil de esa ciudad como “Tiziano Burián Pirola”, según el acta 371 del tomo 3 del día 14 de noviembre.

“Yo soy parte de esa camada que cuando empezó a complicarse la situación económica me metí en un negocio propio, invertí y no pude pagar más la cuota de socio en Colón. Igual, trato de ir a la cancha desde Esperanza la mayor cantidad de veces que puedo. En los últimos tiempos, con los horarios, se me complica con el trabajo”, cuenta Esteban, que ahora tiene muchas ganas de anotar a Tiziano Burián como socio.

Cuando fue consultado acerca de si debió pedir algún permiso especial o algo por el estilo, la anécdota del padre de Tiziano Burián fue muy graciosa en cuanto al relato: “Acá en Esperanza nos conocemos todos, los que somos de Colón y los de Unión. Ahí, en el Registro, hay varios tatengues, por lo que hice todo rápido para que no me pregunten nada. Igual, algunos se reían y otros me decían que no podía ser en serio”.

 

Primer encuentro con el arquero

“Yo había ido de Esperanza a Santa Fe y me cruzo en las afueras de la ciudad, en un supermercado, con Leo Burián y la Pulga Rodríguez. Entonces le digo que mi hijo se iba a llamar Tiziano Burián y el uruguayo se empezó a reir, como si le daba vergüenza o quizás no me creía.

En el final de la charla, ampliada con El Litoral para esta producción especial, Esteban Pirola cerró desde Esperanza con una frase que resume todo lo que vivió entre el sábado 9 y el domingo 10: “Yo fui a Paraguay por una estrella pero al final la estrella me encontró a mí”. Es que si bien no pudo traerse la Sudamericana con Colón, el nacimiento de Tiziano Burián —su primer hijo con Lorena, ya que había sido padre de su primer matrimonio— le cambió la vida para siempre. Y él le cambió a su hijo la “habitualidad” de los nombres que usa todo el mundo: le puso Tiziano Burián, en homenaje a las hazañas de “Cachorro” con sus penales en la inolvidable Copa Sudamericana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *