Policiales

Condenaron a Oscar Noroña, que admitió haber encubierto un caso de violación

El bioquímico esperancino que trabajaba en el laboratorio de la policía de Las Colonias recibió la pena de tres años de cumplimiento condicional y una inhabilitación especial para ejercer cargos públicos. Todos los detalles de la causa.

Oscar Noroña aceptó ser culpable de haber interferido en la investigación de un caso de abuso sexual con acceso carnal cometido contra una menor en el que está acusado un joven de nuestra ciudad de apellido Mars.

El bioquímico esperancino fue condenado, aunque no irá a prisión por un acuerdo al que llegó con la Justicia.

A continuación compartimos de manera textual el artículo de los colegas de Diario El Litoral con más detalles.

“Sí señor”. Así aceptó Oscar César Noroña (44) su culpabilidad por el encubrimiento en un caso de abuso sexual con acceso carnal. El bioquímico esperancino, que ejercía en el laboratorio de la PDI del Departamento Las Colonias, recibió la pena de 3 años de cumplimiento condicional y una inhabilitación especial para ejercer cargos públicos, según lo dispuesto por el juez Octavio Silva.

El fiscal Federico Grimberg llevó la causa luego de que su colega, la fiscal de la Unidad de Violencia de Género (Gefas), María Celeste Minniti, sospechara que se habían manipulado los resultados de un estudio bioquímico que solicitó en el marco de una causa por abuso que estaba investigando. Había ordenado un análisis en la pollera de la víctima, que tenía una mancha visible en la zona delantera, para determinar la presencia de antígeno prostático en la prenda.

En manos de Noroña estaba realizar la pericia, y el profesional “intencionalmente” tomó una muestra de una zona en la que “evidentemente” no había indicios de material genético, con el objetivo de que el estudio arrojara resultados negativos, beneficiando así al imputado por abuso. Ante esta situación, la fiscal Minniti solicitó al laboratorio de la PDI de Recreo que repitiera el análisis en las muestras recogidas por Noroña, cuyo resultado fue el mismo.

Una bioquímica que también recibió esas muestras se percató de que la razón de que no se encontrara rastro alguno de antígeno prostático era que la macha en la pollera -que era claramente visible- no había sido “recortada”, es decir, no se habían tomado muestras de esa zona del material textil. Una vez cortada y analizada la mancha, el resultado dio positivo.

Posición jerárquica

El bioquímico fue detenido en enero, y no demoró ni dos horas en comunicarse con la fiscal para informarle que conocía al imputado por abuso, y a su familia, porque lo atendía en su consultorio particular. El 14 de enero fue imputado ante el mismo juez que este jueves lo condenó, el Dr. Octavio Silva, por “encubrimiento agravado”. La fiscalía señaló que el bioquímico “se valió de su posición jerárquica y funciones asignadas en la estructura de la policía de la Unidad Regional XI para desplegar los actos por los que se lo acusa”, y encubrió a un acusado de abuso a una niña menor de edad. Permaneció en libertad bajo alternativas y firmó un juicio abreviado, en el que las partes -el fiscal Grimberg y el defensor Néstor Oroño- acordaron la pena de 3 años de ejecución condicional.

Además, Noroña tendrá una inhabilitación especial para ejercer cargos públicos en cualquiera de los poderes del Estado durante el tiempo de la pena, y se le aplicarán algunas reglas de conducta durante dos años, entre ellas fijar residencia y someterse a la supervisión de la Dirección Provincial de Control y Asistencia Pos Penitenciaria (DPCAPP).

Causa en trámite

La investigación por el abuso sexual con acceso carnal que el bioquímico intentó manipular, siguió su curso. Se entrevistó a la víctima a través del dispositivo de cámara Gesell y el 8 de julio pasado la fiscal Minniti presentó la acusación, en la que se solicita una pena de 13 años de prisión. Resta realizarse la audiencia preliminar, el último paso antes del juicio oral y público.