Policiales

A tres días de ser condenado, violento esperancino zafó por el coronavirus

Estaba llegando a su final el juicio oral y público en el que se acusa a un hombre de 43 años de tentativa de femicidio, amenazas coactivas calificadas, privación ilegítima de la libertad calificada, incumplimiento de mandato judicial y otros delitos. Detalles.

Faltaban apenas tres días para que el esperancino Hernán Carlos Wernli, de 43 años, reciba su condena por los delitos de tentativa de femicidio contra su ex pareja, amenazas coactivas calificadas, privación ilegítima de la libertad calificada,  incumplimiento de mandato judicial reiterado y daño, todo en el marco de la ley de violencia de género.

Solo restaban hacer los alegatos de clausura de ambas partes del pleito y la sentencia, pero todos los juicios orales y públicos fueron suspendidos por la emergencia sanitaria que provocó la pandemia del coronavirus.

Los hechos

La fiscal que investigó los hechos ilícitos es María Laura Urquiza, quien representa al Ministerio Público de la Acusación en el debate junto a la fiscal Mariela Jiménez.

“La tentativa de femicidio que investigamos fue cometida el lunes 23 de abril de 2018 en la vía pública en Esperanza, minutos antes de las 8:00 de la mañana. El acusado se trasladaba en un automóvil cuando interceptó a su expareja en calle Janssen, entre Avellaneda y Güemes. Descendió de su vehículo y forzó a la víctima a que se bajara de la bicicleta en la que iba circulando.

La mujer se resistió y cayó al piso, momento en el cual el hombre investigado la agarró del cuello y de los pelos y la arrastró hacia su auto, mientras le aplicaba descargas con una picana eléctrica”, explicó Urquiza.

La fiscal continuó relatando que “la introdujo en su vehículo y comenzó a conducir a toda velocidad con la puerta del acompañante abierta. Mientras avanzaba con el auto por calle Janssen, la parte inferior del cuerpo de la víctima era arrastrada por el asfalto. Al mismo tiempo, le realizaba descargas eléctricas y le propinaba golpes de puño en la cabeza y en el rostro, además de amenazarla diciéndole que la iba a matar lentamente.

Al llegar a la intersección con calle Güemes, el acusado dobló en contramano y continuó su trayecto a elevada velocidad. Finalmente impactó su automóvil contra una camioneta que estaba estacionada en la mano izquierda y contra otra camioneta que estaba del lado derecho”.

“La pena que solicitamos desde la Fiscalía contempla la violencia desplegada sobre la víctima, la manipulación a la que fue sometida y el daño que le fue ocasionado”, resaltó la fiscal Jiménez. Además, concluyó que “el acusado se aprovechó de su superioridad y fortaleza física para cometer su accionar delictivo, que demuestra un desprecio por la vida ajena y por el género femenino”.

Denuncia por otro hecho

Urquiza expresó que “un mes antes de la tentativa de femicidio, la víctima había radicado una denuncia por un hecho ocurrido el martes 20 de marzo aproximadamente a las 20.

En aquella oportunidad, el acusado obligó a su expareja a que suba a su auto en la intersección de las calles Lehmann y Estrada de Esperanza. Una vez que la víctima estaba adentro, le propinó un golpe en la boca y le exigió que le entregue su teléfono celular para revisar con quién estaba hablando”, sostuvo.

“El hombre condujo hasta la localidad de San Wendelino mientras en forma constante insultaba a la mujer. En ese lugar, y durante aproximadamente una hora y media, la amenazó de muerte en el interior del vehículo”, informó Urquiza. También añadió que “le ató las manos a la víctima por detrás de la espalda y le dijo que la iba a degollar si no le decía con quién estaba saliendo”.

Medida de distancia

La fiscal manifestó que “a raíz de la denuncia de la víctima se ordenó una medida de distancia. La disposición fue realizada por el Juzgado de Distrito Nº 19 en lo Civil, Laboral y Comercial de Esperanza, y debidamente notificada el jueves 22 de marzo de 2018”.

Urquiza indicó que “tales medidas fueron tomadas a causa de que la mujer decidió no instar la acción penal en contra de él. No obstante, le imputamos al acusado el delito de desobediencia a un mandato judicial reiterado porque incumplió lo dictaminado.  Previamente a cometer la tentativa de femicidio, se acercó a la víctima y a su hija en la vía pública, las contactó por teléfono y a través de mensajes de WhatsApp y se dirigió en una oportunidad al lugar de trabajo de su expareja”.

Medida cautelar

Wernli continúa cumpliendo prisión preventiva en la cárcel de Las Flores de Santa Fe y para recibir su sentencia habrá que esperar al menos hasta el 31 de marzo, fecha en que se reanudarían los juicios orales y públicos en la provincia de Santa Fe, si es que no se extiende la cuarentena obligatoria dispuesta por el presidente Alberto Fernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *